Posibilidad Latente

Nunca en la historia del Super Bowl ha existido un equipo que haya podido jugar este famoso partido en su propio estadio, sólo algunos pudieron hacerlo cerca de casa, como sucedió con los Carneros de Los Ángeles que disputaron la edición XIV en el Tazón de las Rosas o los 49ers que ganaron su segundo trofeo Lombardi en Palo Alto en 1985.

Cuando comenzó esta campaña pocos pensaban que esto cambiaría, el Súper Domingo se va a jugar en el estadio de la Universidad de Phoenix, casa de los Cardenales de Arizona, equipo que aunque es cierto venía de una temporada de diez victorias, no era considerado favorito en la Conferencia Nacional. Tras ocho semanas disputadas, esa percepción ha cambiado considerablemente. Los dirigidos por Bruce Arians han ganado seis de sus siete partidos hasta ahora y con la derrota el lunes de los Vaqueros de Dallas (curiosamente su próximo rival) ahora son poseedores del mejor récord de la liga, de hecho son los únicos que han perdido un sólo juego en este 2014.

Es muy interesante ver lo que han hecho para alcanzar esta importante marca, que ya los tiene colocados como un serio candidato a jugar en su segundo Súper Tazón como franquicia. La llegada de este nuevo año trajo consigo cambios en su roster, principalmente en la defensiva, por lo que las dudas surgieron sobre la capacidad de emular lo hecho durante el 2013, cuando se quedaron muy cerca de regresar a los playoffs.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*